Mary Shelley– Aifaa Al-Mansour, 2017



Hacía mucho tiempo que Mary Shelley debía ser material para una película como esta, que llegó en momentos afortunados para mostrarla como una de las grandes mujeres de la literatura universal.
Elle Fanning encarna a esta escritora que, a una temprana edad, imaginó uno de los más cautivadores mitos de la ficción: el monstruo de Frankenstein, aquella obra existencialista que ponía en jaque el falso convencimiento que tenía (o tiene) la especie humana sobre el poder que la ciencia le ha otorgado para, falsamente, hacer del mundo algo mejor.

La película nos muestra cómo Mary Shelley conoció a su pareja sentimental, el poeta Percy B. Shelley. A través de este romance idílico mediado por las letras y la poesía que poco a poco se va corrompiendo, observamos cómo el menosprecio de Percy hacia su joven amante, la indiferencia, el mal trato, las decepciones amorosas, las arduas dificultades económicas de una vida azarosa y la muerte prematura de su primer hijo, acorralaron a Mary pero a la vez la inspiraron para escribir su obra inmortal que resulta, además de una muestra de una mente prodigiosa, el desahogo de un alma cautiva por las convenciones sociales déspotas del siglo XIX, donde la mujer no tenía derecho a figurar.


La película es un drama entretenido que traza el camino hacia la publicación, bastante difícil, de esta novela, teñido por los conflictos familiares de Mary Shelley y su padre, además de los incidentes fortuitos que comenzaron a generar en ella una curiosidad insaciable hacia los avances de la ciencia de aquella época. Elle Fanning, algo taciturna, logra que los amantes del terror y aspirantes a escritores se identifiquen con ella y su espíritu creativo. Vemos la rebeldía de esta mujer deseosa de expresar al mundo su brillantez y su deseo irrefrenable de querer asustar con el poder de la literatura, algo que logró pese a las circunstancias.

Los fanáticos del horror agradecerán ver a otros dos autores que fueron cruciales en la gestación de Frankenstein o el moderno Prometeo, como Lord Byron y John Polidori, ambos mentes jóvenes y prodigiosas, quienes también gestaron obras terroríficas en aquella noche tormentosa donde se desafiaron mutuamente a escribir una obra que helara la sangre.

Se lamenta que Lord Byron y Percy Shelley estén tan pobremente retratados, interpretados de manera adolescente por Tom Sturridge y DouglasBooth, respectivamente. No obstante, el trabajo de Elle Fanning y el de Ben Hardy como Polidori reivindican la película, que es una delicia visual y evoca la mística de una época fácilmente impresionable por lo sobrenatural, donde la disposición a asustarse con las viejas leyendas era fértil y se podía soñar con vivir de los cuentos de miedo.

—Mauro Vargas



Comentarios

Nuestras redes

Facebook Twitter Google_Plus Google_Plus